Saltar al contenido

El paso del tiempo cuando estás en desempleo





El concepto del tiempo es algo flexible y relativo. Aunque nos empeñemos en medirlo en segundos, minutos, horas, días… el tiempo siempre es elástico y según cómo estemos lo viviremos de una manera o de otra, haciendo que dos horas se nos puedan hacer interminables o tremendamente cortas.  Cuando estás en desempleo suele ocurrir que, de repente, no tienes tiempo para nada, que pasas a sentir que el tiempo fluye con una rapidez supersónica y que lo que antes te daba tiempo a hacer cuando ibas con el tiempo más apurado, ahora de alguna manera sucede todo lo contrario: a más tiempo material, menos tiempo efectivo empleado.

El estado de ánimo, las expectativas, la propia gestión del tiempo, la actividad que desarrollamos… todos estos factores influyen en cómo percibimos el paso del tiempo.

Muchas veces tendemos a pretender hacer muchas cosas en poco tiempo o nos encontramos con diversas distracciones que provocan que nuestro plan se trastoque y nos despistemos.  Ante la vivencia del paso del tiempo cuando estamos en desempleo dos recomendaciones fundamentales:

1. La primera, plantéate objetivos a cumplir.  Invierte el tiempo en buscar trabajo pero planifica qué vas a hacer cada día, y por supuesto dedica tiempo al ocio, a desconectar. Date recompensas cuando sea necesario, y ves mejorando aquellos aspectos que te limiten (elimina distracciones, procura no procrastinar, etc).

2. La segunda, vive tu búsqueda de empleo como tuya y emplea el tiempo en ti.  Eso significa que para que tu búsqueda de empleo sea menos frustrante debes sentir que haces lo que tienes que hacer y motivado.  La búsqueda de empleo implica invertir todos los días tiempo, pero no porque te lo diga tu pareja, tu familia o tus amigos, sino porque tú sientas que es lo que verdaderamente tienes que hacer.  Debes sentir que eres tú quién busca trabajo y que de lo que tú hagas dependerá tu éxito.

Como dice Sabina Serrano, intenta que la percepción del tiempo sea lo más objetiva posible, organízate, ponte alarmas y sobre todo valora cómo te sientes, tu estado de ánimo va a influir en cómo vas a vivir el paso del tiempo.