Saltar al contenido

¿Cuidas tu marca personal?





En la búsqueda de trabajo se habla de manera habitual y constante del concepto de marca personal, que ya hemos comentado alguna vez pero no está de más repasarlo.  La marca, como dice Andrés Pérez Ortega es una huella, una señal, es lo que queda cuando ya no estamos presentes. ¿Cómo cuidamos esa huella que dejamos en los demás cuando no estamos presentes? Probablemente ahora después de la vuelta de vacaciones sea un buen momento para plantearnos qué imagen profesional tenemos y queremos dar y cómo lo vamos a hacer.

Lo primero que tenemos que clarificar es qué tipo de profesional soy y qué imagen tengo (o doy, o ven, depende)  Es decir, realizar un pequeño gran ejercicio de autoevaluación y descubrir de verdad cuáles son mis puntos fuertes, aquello en lo que destaco.  Esas cosas que me hacen diferente, en resumidas cuentas.  No es fácil, de hecho es bastante complicado, pero debes analizar tu trayectoria profesional por un lado y reconocer tus logros, y por otro, analizar tu imagen profesional y buscar tus talentos más claros, aquello que se te da muy bien hacer. La combinación de ambos aspectos te ayudará a clarificar tu imagen personal.  También es bueno pedir un feedback externo, es decir, que compañeros o conocidos tuyos te puedan hacer de espejo y devolverte tu imagen más profesional respondiendo de manera sincera a la pregunta de: ¿cómo me ven en el campo profesional?  Todo esto te va a ayudar a dibujar tu punto de partida.

Desde aquí deberás trabajar para dar la mejor imagen de ti mismo, que no tiene que ser un espejismo, ni mucho menos, sino tu imagen real, lo que tú eres, y por supuesto, cuidar tu marca.  Por cuidar tu marca se entiende cuidar tu reputación, cuidar cómo te relacionas con los demás, cuidar tus contactos y mantener un buen nivel de prestigio profesional.  Esto no es borrar los puntos negros de tu historia profesional, es reconocerlos y asumirlos, y trabajar para que no vuelvan a aparecer.  Tus logros son siempre más importantes que tus fracasos y eso es el punto del que debes partir.  Si utilizas las redes sociales, evitarás meteduras de pata, opiniones mal vertidas o controversias que desemboquen en conflictos que no llevan a ningún punto.  Cuidar tu marca es cuidar lo que los demás conocen de ti, así pues, ¿es o no es importante esmerarse en trabajarla?