Saltar al contenido

Cómo afrontar una entrevista de trabajo





Si nos llaman para realizar una entrevista de trabajo, hemos de pensar que nuestro currículum o presentación ha gustado y se ajusta a los parámetros para ocupar el puesto de trabajo al que optas. No todo el mundo sabe afrontar una entrevista de trabajo de manera óptima. Os damos algunos consejos:

Sé tu mismo. Aunque queramos ser otra persona, realmente tenemos que mostrarnos tal y como somos. Sin artificios ni exageraciones, aportando toda naturalidad y explicando nuestra trayectoria a la persona que nos entrevista.

Mostrar interés. Está claro que si estamos en una entrevista para un proceso de trabajo es porqué nos interesa el lugar a ocupar. Debemos de mostrar el máximo interés por la empresa y las actividades que se van a desarrollar en el lugar de trabajo en cuestión.

Venderse. Todos tenemos que dar lo mejor de nosotros mismo cuando estamos ante un examen. En algunos manuales sobre cómo tener confianza en las entrevistas de trabajo aparece la palabra “venderse”. Debemos resaltar aquellas cualidades que mejor nos definen para entrar en la empresa, qué sabemos hacer, cuál es nuestra experiencia y nuestra validez tanto personal como laboral para afrontar problemas diariamente.

  1. Preparación anterior.
    Muchas personas afrontan una entrevista sin previa preparación. Es importante primero conocernos, saber explicar sin problemas nuestra trayectoria laboral, dar respuestas a posibles preguntas incómodas y ensaya en casa una entrevista en inglés para pasar la prueba con éxito.
  2. Informarse sobre la empresa.
    En esta preparación, es esencial informarse previamente sobre la empresa donde realizaremos la entrevista. Sus funciones, su historia, sus hitos, el puesto a ocupar y explicar qué puedo hacer yo para mejorar y encajar en esta organización.
  3. Mostrarse abierto a alternativas.
    En ocasiones, muchas entrevistas no transcurren como teníamos pensado. Es decir, el entrevistado nos pondrá a prueba con preguntas distintas y con otros posibles puestos de trabajo a cubrir. Tendremos que mostrarnos flexibles y abiertos a nuevas propuestas.
  4. Atento y comunicativo.
    En la entrevista deben mostrarte atento en cada momento, el entrevistador puede preguntar cuestiones que ya te ha hecho y buscará una interacción contigo. Del mismo modo, la comunicación ha de ser constante y fluida.