Saltar al contenido

Cuida tu imagen en la entrevista de trabajo





entrevista de trabajo imagen

Cuando tenemos una entrevista de trabajo, por lo general, nos ponemos nerviosos.  Mucho.  En realidad la entrevista más que un filtro tenemos que verla como una oportunidad: la oportunidad para demostrar que somos el candidato/a más adecuado para el puesto de trabajo.  Por eso, si nuestro objetivo es conseguir el puesto, tenemos que creernos y transmitir que somos capaces de hacerlo y además, mejor que ningún otro.  Habrá personas que piensen que eso de descubrir si somos o no la persona perfecta para el puesto debe ser el trabajo de la persona que nos hace la entrevista, pero ¿no soy yo quien quiero el trabajo? ¿Por qué no le facilitamos el trabajo?

Siempre se ha dicho que nunca tenemos una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión, y por ello la imagen que queremos transmitir en la entrevista es clave.  Hay personas que tienen en su armario su «traje para entrevistas», da igual a qué empresa vaya, siempre se pondrá la misma ropa. Es su uniforme particular. Ésto es un error, la imagen para muchas empresas es muy importante, y no todas valorarán lo mismo.  Insisto, pongámoselo fácil al reclutador/a.  Una de las premisas para preparar una entrevista de trabajo es conocer la empresa a la que vamos a hacer la entrevista: conoce su cultura y qué tipo de imagen tienen, ¿muy formal, poco formal? Llevar un traje puede desentonar… analiza la empresa y vístete en consecuencia.

Por otro lado, cada uno tenemos nuestro estilo, nuestra forma de vestir.  En la entrevista tenemos que conseguir que, sin perder nuestro estilo, no sea nuestra apariencia lo que más llame la atención. Es decir, no permitas que tu atuendo, tu peinado, tu maquillaje, tu perfume, tus tatuajes, tus piercings, etc, quiten protagonismo a tu profesionalidad. No tienes que aparentar ser otra persona diferente, debes ser tú mismo/a adaptando tu imagen a la de la empresa a la que vas.