Saltar al contenido

Qué no hacer en una entrevista de trabajo





que no hacer en la entrevista de trabajo

A veces, cuando acudimos a servicios de orientación o buscamos información en la web sobre recomendaciones a la hora de hacer una entrevista de trabajo nos encontramos con que siempre nos dicen lo que tenemos que hacer pero pocas veces nos señalan aquellas cosas que no se deben hacer en la entrevista de trabajo, incluso las que se puede decir que están prohibidas pues no sólo dan mala imagen sino que consiguen chafar todo lo que podíamos haber logrado a lo largo de la entrevista.  Las cuatro cosas prohibidas en la entrevista de trabajo son:

  1. Llegar tarde y acompañado.  Vital acudir puntual, y por puntual no es media hora antes, si no unos cinco minutos, pues por lo general habrá más personas citadas y se suelen demorar, así que para no esperar mucho tú ni hacer esperar a nadie, el margen ideal es el de cinco minutos.  Y por supuesto, no iremos acompañados, la imagen que damos es nefasta, pues el reclutador lo primero que pensará será: ¿acaso no es capaz de venir por sí solo?, y ese no es un buen pensamiento de inicio.
  2. Interrumpir y ser poco educado.  Si tenemos preguntas que hacer seguro que al finalizar la entrevista tenemos tiempo para hacerlas, evitaremos cortar al entrevistador, básicamente por educación.  Y sobre todo, cuidaremos el lenguaje.  Una entrevista es un proceso formal, no una charla entre amigos.
  3. Hablar mal de otros o quejarse.  Se supone que el fin último de la entrevista es que nos contraten.  Si hablamos no ya mal sino en un tono poco adecuado de antiguos compañeros o jefes, estamos dando a entender que podemos hacer lo mismo de su empresa en otros foros, y eso no es bueno.  Tampoco nos quejaremos de antiguas experiencias, por ejemplo.  Un reclutador busca una persona positiva y con ganas, no un quejoso que protesta por todo.
  4. Mentir.  Sin duda, lo peor que podemos hacer es engañar sobre nosotros mismos y nuestro perfil profesional, porque al final no será rentable.  Aunque nos contraten, si hemos dicho que sabemos o dominamos algo y en nuestro desempeño diario somos incapaces de hacerlo… adiós.