Saltar al contenido

Las preguntas difíciles en la entrevista: primera parte





qué son las preguntas difíciles en la entrevista de trabajo

Esta semana vamos a hacer un repaso por las preguntas difíciles en las entrevistas de trabajo, qué son, porqué se plantean y, sobre todo, recomendaciones para responderlas y salir airosos. La idea de preguntas difíciles en las entrevistas de trabajo son aquellas que no tienen una respuesta tipo y que inciden en el área más personal del candidato, creando a veces situaciones incómodas ante las que nos resulta difícil mantener la compostura en un ámbito tan formal como es el de la entrevista de trabajo. Es decir, son preguntas para las cuales no existe una respuesta única y debemos pensar cuidadosamente qué responder de una manera coherente, concisa y positiva.

El motivo del porqué se plantean es, principalmente, el ver cómo el candidato es capaz de reaccionar ante situaciones de estrés, ver cómo respondemos ante situaciones inesperadas o incluso ver nuestra capacidad de aguante.  Si nos presentamos a una entrevista para un puesto en una cadena de montaje debemos ser capaces de reaccionar con rapidez ante según qué situaciones inesperadas, o más claramente, para puestos de atención al público es primordial tener un óptimo nivel de resistencia al estrés.  Plantear preguntas difíciles y que el candidato reaccione mal, con malas palabras e incluso viviéndolo como si fuera un ataque personal hace que el entrevistador vea claramente características nuestras que de otra manera sería imposible: nivel de impulsividad, capacidad de autocontrol y resistencia al estrés y la frustración, capacidad de comunicación (verbal y no verbal), empatía, asertividad y otras muchas cualidades que preguntadas directamente en la entrevista serán respondidas de una manera y planteadas como una pregunta difícil, de otra.

Ejemplos de preguntas difíciles hay muchos y variados: preguntas sobre nuestra vida personal, nuestras relaciones, opiniones sobre temas delicados (el aborto, la religión, política…),  o preguntas relacionadas con el ámbito laboral pero que nos atañen de forma directa: «porqué deberíamos contratarle«, «qué espera de este puesto de trabajo y qué puede aportar«, la temida «hábleme de usted«, o la archiconocida «qué expectativas económicas tiene», o «dónde se ve dentro de 10 años» (aunque esta últimamente no se suele hacer debido a la propia fluctuabilidad del mercado laboral).

Ahora que tenemos claro qué son las preguntas difíciles, porqué se plantean y hemos visto ejemplos, a lo largo de los siguientes artículos veremos pautas y técnicas para responder con éxito a las preguntas difíciles en una entrevista de trabajo.

Te puede interesar:

Las preguntas difíciles en la entrevista – PARTE 2
Las preguntas difíciles en la entrevista – PARTE 3