Saltar al contenido

¿Existe el trabajo para toda la vida?





El trabajo para toda la vida no existe. O al menos eso dicen los expertos. Y es que la tendencia al aumento de la contratación temporal sin duda obliga a cambiar y flexibilizar en todos los sentidos el sistema tradicional de trabajar en la misma empresa desde los 16 hasta los 65 años.

Hace unos años el trabajo para toda la vida consistía en entrar de aprendiz en una empresa en la cual, al cabo de los años, te podrías llegar a jubilar. Hoy en día, esta idea choca con la más abrupta realidad, y esto puede ser visto como algo bueno o como algo malo.El trabajar en la misma empresa durante toda tu carrera profesional puede, sin duda, darte seguridad y estabilidad, pero también puede suponer un estancamiento y un freno a tus expectativas.  Si existe la posibilidad de promocionar, puede haber salida, pero si no se abre esa vía, tu vida laboral puede resumirse a un devenir de días iguales sin ningún aliciente. Si es ésto lo que esperas, es probable que tu trabajo ideal no exista en la actualidad o al menos a corto plazo. Pero ésto nos puede ayudar a dar el salto definitivo hacia aquello que nos apasiona: si no puedo trabajar en algo que sólo me reporte un salario a final de mes, tal vez sea el momento de buscar algo que signifique algo más.

Ésta reflexión puede ser la vía de salida ante la tendencia cada vez mayor de optar por contratos temporales contra los indefinidos. El hecho de que además muchas empresas se inclinen también a contratar autónomos o freelance para el desempeño de algunas tareas hace que la tendencia se remarque cada vez más.

Para convertirse en freelance no hace falta tener una titulación universitaria o un MBA, simplemente con ser un buen profesional dentro de tu sector y actualizarte de manera constante ya va a facilitarte el no quedarte fuera del mercado.  Si el trabajo para toda la vida ya no existe, nos guste o no, tendremos que ser capaces de mantenernos convirtiéndonos en el trabajador adecuado con el que poder contar.