Saltar al contenido

Si eres simpático, mejor





O al menos eso dice la web equiposytalento.com, en esta entrada que señala que la simpatía va de la mano con el éxito. Siempre os recordamos desde aquí la importancia de la actitud en la búsqueda de empleo, y en definitiva, en cualquier ámbito de nuestra vida, y el estudio que ha realizado la Universidad de Massachusetts y del que se hace eco el artículo así lo reafirma: «la capacidad de ser percibido como una persona agradable adquiere cada vez mayor impacto en el trabajo«

La cercanía y la capacidad de comunicarnos desde la educación y la simpatía es sin duda una cualidad importante tanto para conseguir un puesto de trabajo como para mantenerlo.  Ya lo señala también Sabina Serrano en su blog mejorartucv.com donde habla de la importancia de la sonrisa como elemento diferenciador, tener una expresión facial amable, con tendencia a la sonrisa y que inspire confianza y de ganas de conversar contigo.  En una entrevista o a la hora de buscar trabajo nos centramos tanto en qué tenemos que decir, en el contenido, en lo estrictamente profesional que nos dejamos de lado la persona que está detrás, es decir, uno mismo.  No podemos separar nuestro yo personal de nuestro yo profesional, justamente el revés, tenemos que aprovechar ese yo personal como elemento clave y diferenciador de nuestro yo profesional.  El ser capaces de cultivar una imagen cercana, agradable… «apetecible» como señala Sabina es un elemento clave que nos va a ayudar a crear marca personal.

Un seleccionador quiere conocerte, porque es la mejor manera de saber cómo vas a poder desempeñar el puesto de trabajo, porque al fin y al cabo vas a compartir mucho tiempo en una empresa en la que vas a estar rodeado de gente.  ¿No preferirías tú también tener a tu alrededor a gente simpática y agradable?  Es una cuestión de sociabilidad al final, porque igual de importante es que sepas hacer tu trabajo como el que sepas relacionarte adecuadamente con tus compañeros, y siempre sin perder la sonrisa.