Saltar al contenido

Descubre tu elemento





Es más que probable que hayas oído hablar o hayas leído algo sobre el libro de Ken Robinson, Encuentra tu elemento.  El autor es doctor en Educación y es experto en aspectos relacionados con la creatividad y cómo aplicarla en nuestra vida.  Su libro Encuentra tu elemento está siendo un éxito, y es que el subtitulo del mismo reza: Descubrir tu pasión lo cambia todo.  ¿De qué modo podemos aplicar ésta idea a la búsqueda de empleo?  Partiendo de la base de que la pasión nos mueve hacia conseguir lo que deseamos.  

Ken Robinson relaciona el concepto de elemento con aquello que se nos da bien y que nos apasiona hacer. Es decir, descubrir nuestras potencialidades de manera natural, potenciarlas y trabajarlas para hacer de ellas nuestro medio de vida.  ¿Difícil?  Tal vez no más que estudiar una carrera que no nos gusta o desempeñar un trabajo que nos crea estrés y ansiedad…  La clave para descubrir nuestro elemento se sustenta en dos ideas: dejarnos fluir y conocer nuestras propias capacidades.  A veces nosotros mismos nos autolimitamos, parece que tengamos que estar constreñidos a una serie de esquemas concretos marcados por nuestro entorno (cultural, familiar, laboral…) y que no podamos salirnos de ellos, limitando algunas actividades o actitudes porque no es algo que sea de provecho o aparentemente no va con nosotros. El libro ilustra varios ejemplos, como puede ser el de una niña diagnosticada con TDAH y que cuyo único problema era que no dejaban expresarse mediante su medio que era el baile; hoy es una famosa bailarina que se dedica a la danza y se gana la vida con ella.  Es un ejemplo claro de cómo en algunas ocasiones el ceñirnos a lo que se supone que somos o se supone que se espera de nosotros mata nuestro elemento, que es lo que realmente nos apasiona, se nos da bien y nos encanta hacer.

Esta idea no quiere decir que nos dejemos llevar por impulsos o no pulamos nuestras capacidades, sino todo lo contrario: que nos conozamos, exploremos aquello que nos gusta, que nos da la vida de alguna manera y pongamos todo el empeño en convertirlo en nuestro medio de vida.  Al fin y al cabo, el trabajo va a ser algo que tendremos que hacer durante muchos años, hagamos lo que esté en nuestra mano para que nos aporte lo máximo posible y nos haga crecer como personas.