Saltar al contenido

¿Tienes tu marca personal?





Se habla mucho de tener una marca personal y de la importancia que puede llegar a tener a la hora de posicionarnos mejor profesionalmente hablando.  En realidad, crear tu marca es la clave, hoy en día, para poder hacer la clave fundamental del éxito a la hora de conseguir un puesto de trabajo: diferenciarte de los demás competidores/as aportando algo que te ayude a resaltar del resto.  

Marcar la diferencia

¿Ésto en qué se traduce? Pues en algo tan sencillo como marcar la diferencia.  Por ejemplo, administrativos hay muchos, ¿cuántos te pueden ayudar a gestionar las redes sociales o a actualizar tu web y blog? Éste es un ejemplo general pero es muy realista: hoy un administrativo sin algo más tiene serias dificultades para encontrar un trabajo. Ese algo más puede ser idiomas, conocimientos específicos de programas informáticos, contactos, etc.  Es un ejemplo, pero bastante claro de que la marca personal, una parte, se construye con lo que tú puedes aportar de diferenciador y auténtico.

Pero no sólo eso es tener tu marca personal. ¿Cuál es tu área de especialización y cómo te das a conocer? Puedes ser el número uno en tu profesión pero, si no te conoce nadie ¿de qué te sirve? Utilizar las redes sociales para generar contactos e internet en general para demostrar tu valía es la clave para poder labrarte una reputación online. Pero no sólo eso es marca personal.  Todo ello que tú vuelcas en el mundo online tiene que tener su reflejo en la realidad, sino estás simplemente vendiendo humo, algo que no existe. ¿Cómo demuestras el profesional que tú eres? Aparte de tus conocimientos, ¿quién puede reforzar tu argumento? La parte más social y más real de la marca personal es lo que realmente te va a diferenciar y además te va a hacer creíble. Demuestra quién eres pero, sobre todo, rodéate de aquellos compañeros que te pueden ayudar a demostrarlo.

Y por último, si tu marca personal eres tú, pierde el miedo. Tienes que creer en ti, en lo que haces, en lo que eres y en lo que transmites. No te acomplejes, no te fuerces. Todo camino es aprendizaje, toda marca personal es aprendizaje.  Cuando sepas quién eres y qué puedes aportar, lánzate y demuestra lo que vales.