Saltar al contenido

¿Quieres ser feliz con lo que haces?





Hace unos días Fátima Abril publicaba en su blog una entrada titulada Si quieres ser más feliz…¡Cambia tu primero!.  En él no venía a darnos unas recetas fantásticas y maravillosas, si no realidades que son las que deben ayudarnos a ser conscientes de la clave de todo, y es una muy simple y sencilla: en vez de buscar la FELICIDAD así, con mayúsculas, y fuera de nosotros mismos, debemos ser más conscientes de nosotros mismos, y para ello es importante aprender a detectar cuales son nuestras emociones negativas y nuestros comportamientos nocivos, y cómo éstos nos afectan de manera muy negativa tanto a nivel físico como emocional.

¿Qué significa ser feliz?

Ser feliz es un concepto muy ambiguo y personal, pues el significado de felicidad no es igual para todo el mundo.  Por ello, lo que tenemos que hacer, nada más tomar conciencia de nosotros mismos, de nuestras emociones y de cómo estas nos afectan, es buscar un camino que abra el proceso de cambio, que nos permita modificar esos pensamientos, emociones, que afectan negativamente a través de la única manera que se lograr avanzar: haciendo.  Hacer, según la RAE es ejecutar, poner por obra una acción o trabajo.  Así pues, ponte en marcha.

Si estás buscando trabajo, HACER debe ser entendido desde el punto de vista de cambiar algo en cómo buscas o en dónde buscas. Si te resulta muy difícil encontrar nuevas vías de búsqueda o ideas o no sabes cómo hacer un curriculum más original, seguro que en nuestro blog o en otros muchos más blogs de empleo puedes encontrar ideas que te ayuden a abrir nuevas vías.

Si estás trabajando y no te gusta nada a lo que te dedicas, tal vez sea un momento de HACER algo diferente. ¿A qué te gustaría dedicarte a nivel profesional? ¿Qué necesitas para conseguir acercarte a ese objetivo? De manera realista, responder a estas cuestiones te pueden ayudar a encontrar nuevos caminos que te acerquen de manera paulatina  a un objetivo que te hará sentir un poquito mejor con lo que haces.

La felicidad no es una meta, es un proceso, pero sólo tú tienes el poder para ponerte en marcha, así que… ¿a qué esperas?