Saltar al contenido

La crisis del talento





Aunque parezca mentira existen empleos que no tienen paro, de hecho, que cuentan con dificultades a la hora de encontrar profesionales para cubrir las ofertas que van surgiendo.  Este tipo de empleos suelen ser puestos que requieren una alta cualificación profesional y por ello Hays ha publicado los resultados de su estudio Global Skills Index que hace referencia a uno de los principales problemas del mercado laboral en España relacionado directamente con lo señalado anteriormente: la crisis de talento global

Una de las frases que recoge el estudio Global Skills Index de Hays es la siguiente: La educación superior sigue siendo fuerte a nivel estructural pero está relativamente aislada de los negocios del sector privado y muestra una lenta adaptación a las tendencias de mercado cambiantes.  También el estudio recoge que la migración neta está provocando que la fuerza laboral se vea reducida con rapidez y la presión salarial general no hace más que sumar en esta tríada de dificultades. Y es que en un mercado laboral cambiante a una velocidad de vértigo se producen paradojas como la que ocurre en España: una gran cantidad de personas en desempleo que choca con un volumen de ofertas por cubrir que no encuentran candidatos adecuados. Este tipo de ofertas se suelen dar en sectores como  ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas generando una bolsa de empleos que no se pueden cubrir con los candidatos que se encuentran en desempleo.  La lentitud en la adaptación de la formación a las necesidades reales del mercado laboral es uno de los factores clave, pero no el único. La carencia de habilidades concretas o la escasa remuneración económica en algunos de estos puestos también genera que, profesionales preparados, prefieran salir fuera por unas mejores condiciones económicas.

Ante este panorama cabe esperar que las empresas apuesten por los talentos (jóvenes o no) creyendo en las capacidades y reforzando a aquellos profesionales que, sin ser el perfil perfecto, pueden aportar lo necesario para poder empezar a desempeñar un puesto que permita la promoción dentro del mismo.