Saltar al contenido

Estar en las redes sociales no garantiza trabajo





Por si acaso alguien lo dudaba.  Cuando se habla de «estar en las redes sociales y profesionales» o de «construir marca personal» a veces nos quedamos con la analogía fácil de que si estoy consigo trabajo, si no estoy, no consigo trabajo, y desde luego ni tiene nada de analogía (directa) ni mucho menos de fácil. 

El uso de las redes sociales para buscar trabajo es algo que hay que hacer con sumo cuidado, casi con mimo, y sobre todo planteando antes unos objetivos concretos. ¿Para qué quieres estar en las redes? En relación con tu profesión, ¿te va a ayudar el tener un perfil activo o no va a ser imprescindible? Si a la segunda pregunta respondes que sí, a la primera deberás darle forma. Si al principio no te atreves puedes aprender y coger soltura creando un perfil poco activo, a través del cual empezar a seguir a profesionales de referencia en tu sector, y a empresas también. O por otro lado, a portales de empleo o medios de comunicación que difundan ofertas. De esta manera podrás acceder a un montón de información que tal vez de otra forma estaría más vetado.  Esta es una alternativa pero si quieres aprovechar el potencial de las redes sociales para crear tu  marca personal deberás involucrarte más y, sin duda, perder gran parte de la timidez y lanzarte con respeto y educación al ruedo de la interacción y el networking online. ¿Esto qué significa? Compartir, aportar y difundir, a grandes rasgos. Y generar comunicación y conversaciones.  Esto conlleva tiempo, además de unos objetivos claros. Por lo general esto se complementa con la creación de un blog o la colaboración en blogs de otros profesionales, por un simple motivo: garantía de que eres un profesional, pues das a conocer de lo que eres capaz.

Estar en las redes sociales te puede ayudar a mejorar tu marca personal y acercarte al mercado laboral pero no sin unos objetivos claros, esfuerzo,  tiempo y ganas.