Saltar al contenido

¿Cómo debes vestirte para una entrevista de trabajo?





Uno de los primeros factores que se tiene en cuenta en una entrevista de trabajo es la vestimenta del candidato. No es un asunto poco importante. Se puede ser un gran profesional, pero si no vas adecuadamente vestido, darás una primera mala impresión que influirá en el desarrollo de la entrevista. Por tanto, es un asunto lo suficiente importante como para prestarle alguna atención.

Desde el primer apretón de manos, todo lo que el entrevistador observe en nosotros comunica lo que nosotros comunicamos. Podemos planificarlo o podemos dejarlo en el aire para que salga como salga. En el caso de la vestimenta, hay varios trucos para vestirte bien para una entrevista de trabajo.

 Claves principales

 

Teniendo en cuenta que no todas las entrevistas de trabajo son iguales (de hecho hay muchos trabajos poco cualificados donde venir muy trajeado sería algo negativo), vamos a ver cuáles son las claves principales para vestir bien.

  • Adopta un traje sobrio y profesional: los colores más serios pueden ser el gris, el negro o el azul oscuro. Si llevamos un traje de aspecto muy chillón, es probable que dé una imagen demasiado festiva de nosotros.
  • Vigila al máximo la presentación: es recomendable que llevemos nuestro traje a lavar y planchar mucho antes de la entrevista y que esté preparado. Ahora bien, si el traje no te sienta del todo bien cuando te miras en el espejo y decides comprar uno nuevo, quizás haya llegado el momento de empezarte a hacer los trajes a medida.
  • Zapatos a juego, sin colores extraños: evitando por supuesto que los camales sean demasiado cortos, o que los zapatos no armonicen con el resto del traje.
  • Utiliza una corbata que no llame la atención: es decir, que no sea de un color demasiado chillón, ni tenga dibujos turísticos o publicitarios, ni cualquier otro detalle festivo. Puede ser a rayas ladeadas, de un color que destaque en algún punto, ya que será la tónica del traje, de tono oscuro.
  • Añade los complementos necesarios: como por ejemplo, un buen reloj plateado en la mano izquierda que sobresalga por debajo de la manga de la americana.

 

Recuerda. Además de la ropa, es importante transmitir la actitud adecuada y conocer apropiadamente la empresa en la que se va a trabajar. La indumentaria no debe contradecir los conocimientos o habilidades del candidato, sólo realzarlos o confirmar su valía como persona responsable y profesional.