Saltar al contenido

La vuelta a las aulas





jóvenes en paro vuelven a estudiar

Si hace unas semanas hablábamos de lo importante que es estudiar y formarse y de la oferta que teníamos para personas desempleadas a través de los servicios públicos de empleo, es obligatorio fijarnos en un fenómeno que se lleva produciendo ya unos años en España y que cada vez va a más, y es que se está llevando a cabo una vuelta a las aulas de forma gradual y esto ha provocado que jóvenes de 18 a 24 años vuelvan a estudiar para mejorar sus opciones a la hora de insertarse en el mercado laboral. Y es que según este artículo de El País, se ha reducido el abandono de los jóvenes del sistema educativo de un 28.4% a un 26%.

Es evidente que durante la época de bonanza económica, comenzada a medidados de los 90 y en bajada total desde 2008, se produjo un efecto de abandono escolar: aquellas personas que optaban por no seguir estudiando tenían mucho hueco en el mercado laboral, había empleo para todos y además la remuneración era atractiva, lo cual provocó que muchas personas por diversos motivos eligieran ponerse a trabajar y dejar de lado la formación.  Hoy en día está ocurriendo el fenómeno contrario: muchas personas al no poder trabajar por la falta de oferta, están volviendo a estudiar para ampliar sus posibilidades de colocación.  Y esto, que en sí es una fantástica iniciativa, está provocando que se esté saturando el acceso a las aulas.  Por otro lado, el aumento de la oferta de formación on line de ciertos Grados Medios y Superiores facilita el combinar la búsqueda de trabajo o el propio trabajo con el estudio de una formación homologada y de calidad.

Desde aquí siempre animamos a todas las personas a que apuesten por la formación, ya que cada día se está valorando más para poder acceder a un puesto de trabajo.   El poder obtener un título oficial nos va a facilitar siempre el poder acceder a un puesto de trabajo, y el poder aportar algo diferente que el resto de personas, la propia especialización, nos va a convertir en candidatos imprescindibles.