Saltar al contenido

¿Grafología para seleccionar a un candidato?





el análisis de la firma en los procesos de selección

Recientemente leíamos una noticia cuyo titular era este: Conseguir empleo puede depender de su tipo de letra.  Resulta sorprendente que  se pueda valorar si un candidato puede o no encajar en un puesto de trabajo mediante el análisis grafológico de su firma, pero ésta es una ciencia (o mejor dicho, pseudociencia) que tiene su historia e incluso hay expertos reconocidos a nivel mundial en el estudio de la escritura.  De hecho, hay formación de máster y posgrado certificada por universidades de todo el mundo.

Pero volviendo al artículo en sí, es interesante ver cómo a través de la firma se pueden intuir rasgos tan importantes para una empresas como la capacidad de comunicación, su creatividad o de su manera de razonar.  La grafología se ve como una herramienta que sirve para conocer las motivaciones y formas de funcionar de las personas que se integran a una empresa, y se utiliza como un complemento del proceso de selección que permite ahorrar los costes derivados de un reclutamiento inadecuado.  Y no es un elemento tan extraño en su uso, pues el artículo refleja que hacen uso de este análisis grafológico «grandes empresas, consultorías de recursos humanos y coaching, entidades financieras y bufetes de abogados«.

La grafología estudia la escritura y su supuesta conexión con el comportamiento, información personal y otros rasgos humanos.  Está relacionada con la psicología, en concreto con la parte de los test o dibujos proyectivos, y el fin es el mismo: analizar los dibujos, garabatos, escritura de las personas para extraer información y realizar de este modo un análisis de la personalidad.

A la hora de seleccionar personal para una empresa, el análisis de la escritura o de la firma se puede usar también para conocer si el candidato ha sido honesto en la entrevista, o para intentar averiguar rasgos que tal vez por timidez no haya dejado salir a la luz.  Fiable o no, es interesante conocer que si nos piden que firmemos en una entrevista de trabajo, es porque nos quieren analizar más de la cuenta.