Saltar al contenido

La movilidad laboral





la movilidad laboral de los españoles

El concepto de movilidad laboral hace referencia al movimiento geográfico y ocupacional de los trabajadores, es decir, a la disponibilidad del trabajador a viajar no ya dentro de su jornada laboral sino a trasladarse de ciudad por motivos laborales.  Según un estudio de Randstad Workmonitor realizado a partir de 14.000 encuestas en 32 países España se encuentra entre los principales países de la UE con mayor movilidad laboral.  Y este índice de movilidad  sólo es superado por Francia y Reino Unido, según este estudio.  

Otros datos interesantes que refleja este estudio es que el 40% de los españoles piensa que encontraría un empleo similar al actual en los próximos seis meses, o que lo que más se busca es la estabilidad, pues la  actual situación económica no invita a arriesgarse mucho (el 73% dice que no busca trabajo de forma activa, si bien se muestran abiertos a un cambio)  Este tipo de estudios son muy interesantes pues nos ayudan a hacernos una idea más generalista de la realidad en la que nos podemos mover.

Pero volviendo al tema de la movilidad laboral, es interesante analizar el motivo de este ascenso, pues hasta hace unos años no era tan habitual.  En Estados Unidos de manera tradicional no ha habido un arraigo tan grande como en España, y la movilidad y el cambio de residencia por motivos profesionales ha sido una de las características de la sociedad norteamericana.  En España, esta movilidad no viene motivada por una tradición o por un deseo de mejora, sino que más bien es al contrario, pues un 65% de los españoles estarían dispuestos a cambiar de ciudad de residencia con tal de conseguir un trabajo, mayoritariamente son jóvenes  entre 25 y 34 años los que cambiarían de ciudad con el objetivo de obtener un trabajo.

Sin duda, la experiencia de salir del nido familiar para buscar trabajo es más que un aprendizaje, pero cuando viene motivado por el deseo y con la intencionalidad de adquirir nuevas experiencias.  Si en cambio la motivación viene marcada por la necesidad, como es el caso actual, esa experiencia, a pesar de ser un gran aprendizaje, puede no ser todo lo satisfactoria que esperaríamos.