Saltar al contenido

La actitud en la búsqueda de trabajo





buscar trabajo con una actitud positiva

Cuando nos posicionamos en la búsqueda de empleo suelen surgir sentimientos encontrados y que provocan que nuestro ritmo y posicionamiento varíe.  Es decir, según cómo sea nuestra actitud de inicio a la hora de buscar trabajo, junto con las posibilidades de mantenernos activos y no caer en la frustración,  harán que nuestras posibilidades de éxito aumenten o disminuyan (con posibilidades de éxito no estamos diciendo encontrar un trabajo, pues no depende al 100% de nosotros, sino el mantenernos activos, con perseverancia y constancia)

Según tengamos una tendencia hacia el positivismo o en cambio más hacia la negatividad, esto nos va a influenciar y a guiar nuestro camino.  Lo importante, tanto de uno como de otro lado, es saber identificar los sentimientos que van a generar en actitudes poco adecuadas para la búsqueda de trabajo.  Si yo soy una persona muy optimista puedo tender hacia la despreocupación: “No hay problema, seguro que encuentro trabajo en poco tiempo y con poco esfuerzo”  Este inocente pensamiento, cargado de buenas intenciones, nos puede hacer chocar con un muro de realidad demasiado alto y duro ante el que nos cueste ser capaces de reaccionar.  También desde el otro lado ocurre lo mismo.  El pensamiento de “Todo está fatal y no voy a conseguir encontrar trabajo porque no hay” provoca el efecto de inmovilismo, esto es: “para qué me voy a molestar en buscar si no hay”, o “he mandado más de 100 curriculums y nadie me ha respondido, ¿para qué voy a mandar más?”  Sin duda, la realidad del escenario laboral al que nos enfrentamos no es nada favorecedora, pero ante eso no debemos amedrentarnos.

Está claro que tanto un exceso de actitud positiva como negativa provoca que nuestra posición ante nuestra realidad más inmediata varíe y nos provoque que el camino a la frustración sea más directo que hacia el éxito.  Hoy por hoy, lo único que tenemos que tener claro es que sí, sin duda hay muy pocas ofertas, pero de mí depende poder encontrar esas pocas que haya.  Y esto sólo lo puedo hacer siendo consciente de mi escenario, de lo que tengo, lo que hay y lo que puedo ofrecer. Y una actitud adecuada.