Saltar al contenido

La higiene en el puesto de trabajo





salud laboral

Hace unos días en la página equiposytalento.com recogían esta sorprendente noticia: Una mejor higiene en el puesto de trabajo podría reducir hasta en un 80% el absentismo laboral.  Y es que según varios estudios llevados a cabo por la empresa Kimberly-Clark Professional (KCP) recoge que la probabilidad de infección por resfriado común y gripe, principales enfermedades que causan bajas de entre 2 y 5 días, se podrían reducir con una buena higiene.

El hecho de que el ambiente y espacio de trabajo se encuentre cargado y no se lleven a cabo una serie de protocolos de higiene y limpieza repercute en dos ámbitos: el propio trabajador (posibilidades de enfermedad común, etc, como las que hemos recogido más arriba) y por otro lado afecta al propio funcionamiento de la empresa, pues esas bajas generan a su vez pérdidas económicas y la ralentización del desarrollo del trabajo.  Este absentismo laboral derivado de esta situación es, según los estudios, hasta de un 40%, y a nivel económico provoca pérdidas de unos 2800 euros por trabajador.

La salud del trabajador y el bienestar del mismo tiene que ser uno de los objetivos no sólo ya del área de prevención de riesgos laborales sino que tiene que estar recogido dentro de la propia filosofía de la empresa.  Conseguir que el trabajador esté motivado, a gusto en el puesto de trabajo y con un ambiente sociable y comunicativo está demostrado que provoca un aumento de la productividad y una satisfacción del mismo.  Si la empresa promueve que se lleven a cabo las acciones necesarias para que esto se desarrolle de manera óptima, conseguirá una mejora sustancial en su productividad y minimizar la escasa productividad.  El área de salud laboral de las empresas se suele centrar sobre todo en adecuarse a la legislación implantando los EPI’s (equipo de protección individual) necesarios y adecuando el puesto a los requerimientos legales, pero estudios como éste demuestran que la salud laboral empieza con algo tan simple y básico como puede ser poner en marcha una serie de buenas prácticas de higiene en la empresa.