¿Es éste el trabajo de tu vida?

cómo saber si estás ante el trabajo de tu vida

Hoy por hoy, hablar del trabajo de tu vida casi parece una utopía lejana y egoísta.  En una circunstancia económica donde la persona que tiene trabajo es una persona afortunada y agradecida, aunque éste sea con unos horarios inhumanos y un sueldo irrisorio, el pensar siquiera sobre tener el trabajo ideal casi resulta vergonzante y vergonzoso.  Pero no debemos dejarnos engañar por la más triste de las circunstancias posibles y debemos ser conscientes de que aunque lo que nos rodee no sea favorecedor, no debemos dejar de perseguir nuestros deseos.  Y es que, realmente, puede ser que estés en el trabajo de tu vida y ni siquiera te hayas dado cuenta.

A través de Amber Rae y The Bold Academy se nos oferta la posibilidad de averiguar con varios indicadores si estamos disfrutando del trabajo de nuestra vida y no estamos siendo conscientes de ello.  La propuesta básica es la siguiente:

  1. No parece trabajo. Lo que haces más que una obligación es un disfrute, esta viene a ser la base.  Te gusta lo que hacer y lo sientes así.
  2. Te sientes alineado con tus valores.  Para ti, llevar a cabo tu trabajo no supone estar en confrontación con tu ideología y escala de valores.  Esto es primordial y a veces, según cómo seamos cada uno, puede resultar un escollo enorme.  Conseguirlo es todo un hito.
  3. Estás dispuesto a sufrir. Sin duda, sacrificarás algo de ti (vida personal, social, familiar, propia…) porque eres consciente de que eso que te aporta tanto conlleva, como todo en la vida, cierto punto de sufrimiento.  Al final, cualquier reto o escollo será para ti el verdadero motor.
  4. Experimentas una fluidez natural.  Es decir, no eres consciente del tiempo, éste fluye sin darte cuenta, y no te importa, al revés, te llena.
  5. Haces espacio para vivir. Te sientes absorbida y buscas hueco para tu vida personal, pero no como una auténtica necesidad sino como algo importante, pues te sientes a gusto con lo que haces y buscas hueco para compartirlo.
  6. El compromiso es un honor.  Si es el trabajo de tu vida, no dudarás en adquirir un compromiso con él, porque te aporta y aportas, se crea una sinergia única y placentera.
  7. Tus amigos lo notan.  Aunque te vean menos, te notarán que estás llevando a cabo y desarrollando algo bueno y bien, y te animarán por ello.
  8. Te duermes agotado y te levantas satisfecho.  Porque te cansas, das mucho, pero la satisfacción es tal que no importa y de esta manera, realmente descansas.
Más información en:   ¿Cómo debes vestirte para una entrevista de trabajo?

Si sientes que estos ocho puntos coinciden con lo que haces, no lo dejes escapar, eres una persona afortunada.  Si no es así, valora qué  puntos se cumplen y busca o crea lo necesario para cumplir los demás.  Al final, se trata de ser lo más feliz haciendo lo que mejor se te da.

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *