Saltar al contenido

¿Eres un workaholic?





¿Sabes qué es ser un workaholic? Según la web de salusline.com, workaholic es una palabra inglesa que se acuña a la persona que es adicta al trabajo de manera compulsiva, estas personas trabajan más de lo normal y dedican la mayor parte de su tiempo libre de ocio y familiar para realizar tareas laborales. Lo que viene a ser una persona que es incapaz de desconectar del ámbito laboral y necesita estar constantemente ocupado en el trabajo.  Son personas que no pueden disfrutar al 100% de unas vacaciones y que relaciona directamente su nivel de éxito y satisfacción con el éxito y satisfacción exclusivamente laboral.

¿Cómo saber si eres uno de ellos o si estás conviviendo con alguien así?

Muy fácil, sólo tienes que analizar cuánto tiempo dedicas o dedica esa persona a su ámbito profesional, si es superior a 12 horas y además vive con un gran nivel de estrés, no puede desconectar, descansa mal, está irritable o su vida no tiene sentido ni le llena si no está trabajando, es más que probable que esa persona sea un adicto al trabajo.  La adicción al trabajo no es nada nuevo, pero sí que es cierto que en tiempos de crisis se puede agravar por miedo a perderlo.  Ser un workaholic conlleva además una serie de riesgos como el estrés, la ansiedad o incluso transtornos de índole compulsiva que pueden repercutir de manera directa en nuestra salud más inmediata.  El aumento de los problemas cardiovasculares y de úlceras es una realidad que pone de manifiesto que por mucho que te preocupes y te involucres en tu trabajo, tu cuerpo te va a poner los límites necesarios para que el trabajo no sea más importante que tu propia vida.

Para evitar que el trabajo se coma el resto de tu vida, lo primero que tienes que hacer es ser consciente del problema y actuar.  Trabajar las técnicas de relajación, organizar horarios diferenciados entre trabajo y vida personal, aprender a delegar y confiar en el equipo… todo ello va a repercutir en nuestra salud mental, en nuestro bienestar y, por supuesto, en nuestro desempeño, mucho más eficaz y mucho más sano.