Saltar al contenido

¿Te apoyas a ti mismo al buscar trabajo?





Ya lo decía Thomas Hobbes allá por el siglo XVII, «el hombre es un lobo para el hombre«. ¿Y esto que significa? Pues que nosotros somos nuestros peores enemigos, basamos todo en el egoísmo y eso nos impide avanzar.  Cuando buscamos trabajo este sentimiento, el ser nuestros peores enemigos,  se convierte, sin querer y en la mayoría de las veces, en una auténtica realidad que marca de manera definitiva cómo nos sentimos con nosotros mismos en esa búsqueda. Y es que a la hora de buscar trabajo no nos perdonamos ni una, somos los mayores jueces contra nosotros mismos, convirtiéndonos en auténticos fiscales de nuestros actos.

Recientemente Pilar Jericó hablaba de la autocompasión, definida como ser amable y comprensivo con nosotros mismos, en especial ante nuestros errores. Y es que a veces por mucho que queramos, por mucho que nos esforcemos, por mucho que lo intentemos, las cosas, sobre todo a la hora de buscar trabajo, no salen como queremos, y eso se convierte en el detonante de ese juez que todos llevamos dentro, que nos remarca el error o la falta de éxito de manera constante y reiterativa, haciendo que nosotros mismos lleguemos a dudar de aquello que hagamos, no ya de su éxito si no de su utilidad. Y es que ese, sin duda, no es el camino. La autocompasión no consiste en regodearse en uno mismo, en ser permisivo con todo y no buscar soluciones. No debemos castigarnos por cada éxito no conseguido porque como recoge Pilar Jericó “Si una persona aprende a sentirse mejor consigo misma pero sigue castigándose cada vez que fracasa o comete un error, será incapaz de superar sus dificultades sin ponerse a la defensiva” una más que acertadas palabras de  Mark Leary.

Y es que al final lo único que importa es lo que nos decimos a nosotros mismos, lo que somos y nos permitimos, el querernos y aceptarnos, con nuestros éxitos y nuestros fracasos. Ésto y sólo esto va a ser lo que nos permita seguir hacia delante, crecer y mejorar. Si no nos permitimos fracasar, nunca podremos mejorar.