Saltar al contenido

¿Qué hacer si tu pequeña empresa va en picada?





En 2006, cuando la economía estaba en mejor situación que ahora, unas 564.900 empresas cerraron sus puertas. Dado el estado actual de la economía, es muy probable que las cifras para 2011 y 2012 sean mucho más altas. La combinación de la crisis crediticia, la falta de confianza del consumidor, la fatalidad y el pesimismo en general, además de la subida de los precios, en particular del petróleo, hacen que muchas pequeñas empresas están sufriendo y estén al borde de cerrar sus puertas.

De acuerdo con Discover Financial Services, que encuestó a propietarios de pequeñas empresas en febrero de 2008, la mitad dijeron que sus empresas tienden a subir y bajar con la economía, y un número similar tuvo que reducir la cantidad de dinero que sacan de sus negocios. Más de las dos terceras partes tuvieron que reducir sus gastos personales y sintieron que la economía estaba empeorando. Cuatro de cada diez redujeron su gasto de empresas y se ocuparon de los problemas de flujo de caja en los últimos 90 días.

Puede ser mucho peor en ciertos campos y mucho, mucho peor en ciertas localidades. Por ejemplo, la sabiduría convencional dice que ahora no es un buen momento para la venta de bienes raíces. Eso es particularmente cierto en áreas que han tenido más que su parte justa de las ejecuciones hipotecarias, ejemplo de esto es un país como España.

Si tu negocio está pasando por una mala racha, las opciones dependen mucho de qué tan grave es su problema y por cuánto tiempo ha estado sucediendo. Cuanto antes enfrentas los problemas, mejor suerte correrá tu negocio.

Si todavía estás en condiciones de pagar las cuentas, pero los tiempos son cada vez más difícil, es el momento de evaluar las opciones que puedes tomar:

Aumenta las ventas
Abre nuevas vías de venta
Disminuye los gastos
Consigue que las cuentas por cobrar se pongan en movimiento

Aumentar las Ventas

Hay mucho que decir sobre el viejo adagio que dice: cómo ande el 80% de tu negocio debe de andar el 20% de tus clientes. Dado que muchas empresas e individuos están en el mismo barco, este es un buen momento para reunirse con tus mejores clientes y ver lo que puede funcionar para ellos. Es un mercado de compradores en más de un sentido, y tus clientes podrían fácilmente comprar en otro lado. ¿Cuál es el beneficio – para ellos – de mantenerse contigo?

El establecimiento de una conexión personal puede ayudarte a orientar mejor tus productos y servicios – o darle una mano a lo que saldrá pronto al mercado. Por ejemplo, es posible que algunos clientes necesiten hacer pequeñas compras. ¿Cómo puedes hacer que sea fácil para ellos hacerlo? ¿Son sus necesidades diferentes debido a la economía? ¿Cómo se puede responder a esas necesidades?

Del mismo modo, ¿qué pueden hacer por ti? ¿Pueden pagar más rápido? ¿Te Pueden recomendar?

Puedes descubrir, por desgracia, que tus mejores clientes están en peor estado que tu negocio. Es mejor que sepas con anticipación, especialmente si te motivará a explorar nuevos mercados.

Aun cuando los tiempos son difíciles, es muy probable que tu y tu empresa tenga algo que enseñar o compartir. Conviértete en un medio de comunicación inteligente y ayuda a los reporteros, editores y productores a llegar a los ángulos interesantes con que cuenta tu negocio. Un artículo en el periódico local te puede dar un impulso de ventas en formas de publicidad pagada simplemente con un intercambio.

Abrir nuevas vías de venta

Si aún no dispones de un sitio web, ¿qué estás esperando? No necesita de nada complicado o costoso, pero es algo que es claro y permite a las personas saber lo que vendes. Es muy probable que haya alguien cerca que te puede ayudar con un sitio básico, incluye que te asegure que algo de tráfico y ventas tendrá el sitio.

¿Y qué acerca de las subastas? ¿Les has dado una oportunidad?  Si eres nuevo en el mundo de las subastas en línea, puede conseguir un buen consejo en la red.  Cuando esté listo para darle un giro, es posible que desee tener a alguien a mano por ahí que ya ha tenido alguna experiencia con eBay.

Disminuir los gastos

Mientras puedas tener tus propias ideas sobre cómo reducir, si tienes empleados, es muy importante conseguir reducir gastos. No hay beneficios de tener miembros de tu personal que se sientan alienados a apretarse el cinturón, sobre todo cuando es probable que tengan buenas ideas.

¿Existen incentivos que puedes ofrecer al que te brinde formas de ahorros de costes o de nuevos negocios, para el caso? ¿Están todos apagando sus computadoras y las luces de la oficina por la noche? Puedes utilizar a tus empleados o allegados en el ejercicio de hacer lluvia de ideas sobre las maneras en que se puede reducir la factura de servicios públicos. Luego llame a su compañía de electricidad y vea si puedes conseguir una auditoría energética para reducir los gastos eléctricos y algunos consejos. Concéntrate en cada uno de sus gastos fijos más importantes en este sentido.

Es inteligente que hables con tus proveedores y las aseguradoras acerca de cómo puedes obtener lo que necesitas por menos, tanto antes como después de comparar todo. Los tiempos son difíciles, y puedes ser capaz de obtener una gran cantidad a un menor precio. Si puedes conseguir un mejor precio, es posible que desees cambiar o simplemente adelantar pedidos: Vea si tu proveedor actual quiere vencer o igualar al menos la oferta que puede obtener si tomas la oferta por parte de la competencia de ese proveedor. De cualquier manera, el dinero que ahorras será tuyo!

El trueque puede llegar a ser una manera fácil para que puedas reducir tus gastos, y tal vez para mover el producto y conseguir algunos nuevos clientes también. Puedes tener una idea de cómo puedes beneficiarte de lo que está sucediendo hoy con en el trueque o intercambio y tomar una prueba para ver si el trueque realmente vale la pena hacerlo.

Piensa si hay maneras en la que puedas compartir los gastos. ¿Se puede alquilar un espacio de oficinas sin uso a otra pequeña empresa? ¿Qué hay de ser espacio de almacenamiento o garaje de otra que no tenga en donde te encuentras?

Si los tiempos siguen difíciles es probable que haya que planificar para el peor de los casos. ¿Vas a tener que despedir a algunos empleados? Si bien no es una decisión que quieras tomar, hay mucho más que perder que tus medios de vida.

A menos que tu empresa esté bien establecida, una gran parte de su crédito descansa en tu crédito. Probablemente tuviste que dar garantías personales para los préstamos que has recibido, así como para tus tarjetas de crédito del negocio. Eso es cierto incluso si ejecutas tu negocio a través de una corporación o una LLC.

Haz que tus Cuentas por Cobrar estén en Movimiento

Comunícate con alguien te deba dinero, trata que se pongan al día con tu facturación, ¿no es así?  Por ejemplo, si tus cuentas por cobrar son todas con empresas que compran su producto más caro, el que tiene el mayor margen de ganancia, tal vez sea hora de volver a pensar su precio. También podrías tener que reconsiderar que puedas darte el lujo de dar crédito a y por cuánto tiempo.

Decide cómo puedes hacer un mejor trabajo de conseguir que tus mejores cuentas a pagar se paguen más pronto que tarde. ¿Hay descuentos por valor de oferta por pago anticipado?  Esto es muy delicado, puesto que si quieres cobrar de una forma muy desesperada, y recuerda que esos clientes tuyos están quizás peor que tu empresa, podrías perder esos clientes. Por eso debe ser una labor muy cuidadosa la de pedir que te paguen mas a tiempo las facturas. Nadie dijo que tiene que gustarle, pero si es tu mejor oportunidad de recoger lo que se te debe a ti, no puedes tener otra opción.

Te estás quedando atrás

No importa lo mucho que lo has intentado, no está haciendo a fin de mes el dinero que necesitas. Las facturas se acumulan, tus tarjetas están a tope, y no sabes qué hacer. Pero lo que tienes que hacer es algo bien claro:

Levanta el efectivo
Reduce el gasto
Da prioridad a los pagos
Vende lo que puedas, tal vez incluso tu negocio
Considere la posibilidad de entrenamientos, la quiebra, y la nueva financiación.

Cómo levantar el efectivo

Si no has tenido una buena venta, ahora es el momento. Considere la posibilidad de ofrecer descuentos especiales a tus mejores clientes, además de ofrecer generosos descuentos para todos. Puede doler el bajar tu margen de beneficio de manera significativa, pero cuando tus artículos o productos de ventas se quedan sin vender en el estante, es mucho peor y están dejando de traer dinero.

Si todavía estás sentado sobre una pila de cuentas por cobrar, es posible que desees considerar la venta a un factor. Mientras no conseguirás lo que se te debe, algo es mejor que nada, sobre todo si no tienes mucho dinero en efectivo. Si te va a ayudar a mantener las luces encendidas y las facturas pagadas con tarjeta de crédito, puede valer la pena.

Reduce el gasto

Si aún no has cortado los gastos, ahora es el momento. A medida que avanza el inventario, no seas rápido para reemplazarlo. Los artículos de por si solos no va a pagan las cuentas. Del mismo modo, por difícil que sea, si ha llegado el momento de despedir a algunos trabajadores, no lo posponga. Ellos no te van a ayudar cuanto estés al cuello de deudas.

Y sólo para mantener el flujo de efectivo,  puedes tener que hacer nuevos acuerdos con tus acreedores y proveedores, así como con las personas a quienes les debes dinero. ¿Qué puedes pagar, y qué tan pronto lo pagarás?

Si bien la idea de obtener crédito adicional puede ser atractiva, si ya estás en problemas, eso va a ser difícil de hacer. De hecho, algunos de tus acreedores actuales pueden comenzar a exigir el pago. Esté preparado para mostrar con valores financieros precisos y oportunos donde están las cosas y cómo va a mantener tu negocio en marcha.

Da prioridad a los pagos

Todos los expertos en pequeñas empresas parecen estar de acuerdo en que la última cosa que queras hacer es tener detrás los pagos de impuestos, especialmente los montos que has retenido de los cheques de pago de los empleados. Con tantos intereses que compiten por ahí con el dinero de cada vez más escasos, es posible que tenga que elegir.

Un ámbito en el que vale la pena no escatimar es en el seguro.  «Vas a tener un tiempo difícil encontrando una compañía de seguros que renovará tu seguro o emitir una nueva póliza. Así pues, queras tratar de obtener algún tipo de seguro que dure tanto como sea posible en el futuro, y que, en tanto a la medida que seguir haciendo los pagos de las primas, el seguro no se puede cancelar, y esto significa que los activos de la empresa están protegidos, y que vas a dormir mejor por la noche sabiendo eso”.

Vende lo que puedas, tal vez incluso el negocio

Además de los productos o servicios que tenga tu negocio, ¿qué otra cosa se puede vender? ¿Tienes algún activo que se pueda liquidar? Sin duda es algo que tendrás que considerar si estas al borde de cerrar el negocio, pero puede ser una manera para que puedas liquidar algunos activos en un área donde las ventas son débiles por lo que puedes fortalecer otros aspectos de tu pequeña empresa.

La venta del negocio puede ser una buena opción, aunque no es fácil. Tus empleados podrían ser posibles compradores. Puede que ni siquiera haya necesidad de vender todo el negocio a ellos para que todos se beneficien.

Antes de tomar cualquier decisión, averigüe lo que tu negocio vale en el mercado y considera si quieres un corredor de venta para ayudarte a venderlo.

Si bien es posible que también desees considerar la quiebra, puede ser mejor con la liquidación de deudas, que pueden tener efectos menos devastadores y duraderos en tu situación de crédito. No tienes nada que perder, explorando ambas alternativas. ¿Y quién sabe? Es posible que haya un inversionista por ahí que estaría encantado de suministrar una inyección de dinero, si puedes demostrar que serías capaz de cambiar las cosas.

Esperamos que con las ideas que hemos estado discutiendo aquí, puedas estar en buena forma para hacer un impacto positivo en el futuro de tu negocio. ¡Buena suerte!