Cómo gestionar la red de contactos

A la hora de buscar trabajo en la actualidad se dice que la red de contactos es la clave, la vía mediante la cual el éxito en nuestra búsqueda de empleo estará asegurado. Lo que no se dice es qué hay que hacer para que esa red de contactos sea verdaderamente eficaz, ni tampoco se dan las pautas para construirla ni de cómo gestionar la red de contactos de manera adecuada. Y esto pasa por dos motivos fundamentales: primero, no vale todo para todos, y en segundo lugar, no todos somos iguales ni actuamos de la misma manera. Un ejemplo, no se pueden dar las mismas pautas para una persona que quiere moverse y conseguir mejorar su posición laboral en el ámbito de directivos, que para alguien que busca un trabajo de cualquier cosa para ganarse la vida. Y es que cuando son perfiles y sectores diferentes, las pautas y herramientas también serán diferentes, aunque, desde luego, tienen sus puntos en comun.

Cómo gestionar la red de contactos

Primero deberemos definir qué es la red de contactos. Se puede decir que la red de contactos son todas aquellas personas de nuestro entorno (tanto online como offline) que pueden ser elementos que nos conecten o acerquen a una oportunidad laboral (ojo, oportunidad laboral, no contrato de trabajo, no es lo mismo) Una vez tenemos claro lo que es la red de contactos, podemos ver cómo gestionarla. Tres pautas clave que responden a la pregunta de cómo gestionar la red de contactos de manera adecuada, eficaz y útil.

  1. Con objetivos claros. Como hemos señalado, no es igual buscar una oportunidad laboral “de cualquier cosa” que buscar un puesto concreto en una empresa concreta. Tus pasos serán diferentes, y la ampliación de tu red de contactos también. Ten claro qué buscas para que, cuando puedas conectar con alguien que te pueda acercar a tu objetivo, puedas manifestarlo con claridad y no perder así ninguna oportunidad.
  2. Con educación y respeto. Una de las claves de la red de contactos es que cuando alguien de tu red conozca una oportunidad laboral que te pudiera interesar, piense en ti. Eso no se consigue de la noche a la mañana, pero desde luego no se consigue siendo maleducado, exigente o excesivamente impaciente. Aquí vale eso de “no le hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti”
  3. Con huella. Una de las cosas más importante es conseguir dejar una huella, una impronta en la persona. Si eres amable, te preocupas por causar una buena impresión, eres claro a la hora de explicar lo que sabes y quieres hacer… puedes llegar a dejar una huella en esa persona. Trabaja tu elevator pitch para conseguirlo.

 

Imagen http://photopin.com/free-photos/social-network

Cómo gestionar la red de contactos by

Leave a Reply