Adaptarse al mercado de trabajo

Con la vuelta de septiembre se reactiva la búsqueda de empleo, más aún después de que la finalización de la temporada de verano nos traiga un aumento del número de desempleados. Uno de los principales problemas que nos encontramos a la hora de reinsertarnos al mercado de trabajo es la exigencia actual del mismo y de la necesidad cada vez mayor de adaptarnos al mercado de trabajo. Pero, ¿qué significa exactamente adaptarse al mercado de trabajo? Dejamos tres claves fundamentales.

Conocer pormenorizadamente qué se demanda

Es fundamental no quedarnos en el “yo busco trabajo de lo mío” Evidentemente es clave tener un objetivo, pero tenemos que ser realistas con ese objetivo y bajarlo a la realidad. Por ello es clave conocer qué está demandando el mercado de trabajo que sea lo más semejante a lo que yo estoy buscando. Un ejemplo, si mi objetivo es trabajar de administrativo en logística, deberé conocer qué están demandando para ese puesto de trabajo: competencias, idiomas, formación, experiencia, etc. Todo ello facilitará al máximo que yo pueda amoldar mi perfil a consegui mi objetivo cumpliendo los requisitos marcados.

Ajustar mis requisitos al mercado de trabajo

Siguiendo con el ejemplo, si busco trabajo de administrativo en logística, tendré que ser consciente del tipo de condiciones que son inherentes a esas ofertas de trabajo. Horario por lo general partido o localización de la empresa en zonas alejadas del centro o en polígonos industriales van a requerir que mis requisitos de oferta se deban adaptar en parte a lo que se pide. Si mi disponiblidad horaria es de media jornada o no tengo vehículo para desplazarme, eso disminuirá mis posibilidades de inserción, con lo que deberé reconsiderar mi objetivo a corto plazo y ver qué opciones parecidas puedo encontrar (por ejemplo, buscar trabajo de administrativo en un sector diferente que me permita adquirir una experiencia que sea válida para el futuro)

Buscar alternativas realistas a corto y medio plazo

Si mi objetivo no es viable por que no cumplo requisitos, porque mi disponibilidad no es la adecuada o por que estoy en proceso de mejorar mi perfil, debemos ser capaces de buscar alternativas laborales realistas a corto y medio plazo. Eso se traduce en ver qué ofertas de empleo son más habituales en mi localidad, ver qué puedo y no puedo hacer, y priorizar aquellas que puedan no sólo aportarme un salario si no también unas competencias o experiencias que pueda aplicar a mi objetivo final. Continuando con el ejemplo, si para el puesto de administrativo de logística todavía no puedo optar de manera competente por diversos motivos, puedo buscar por ejemplo puestos que mejoren mis competencias de comunicación: de atención al cliente, comercial o incluso de hostelería en zonas con gran afluencia turística que me permita además mejorar mis conocimientos de idiomas.

Imagen http://photopin.com/

Adaptarse al mercado de trabajo by

Comments

Leave a Reply