El mejor equipo para tu negocio de hostelería

mobiliario de hosteleriaUn gran pintor no podría pintar si no tuviera pincel ni lienzo, ni un albañil podría construir un muro sin ladrillos. De la misma forma, un cocinero no puede hacer su trabajo si no cuenta con el instrumental adecuado, y cuanto más avanzado sea, lógicamente más cómodo va a ser su trabajo y mejor servicio podrá darle a la clientela. Por ello, un buen mobiliario para hostelería es muchas veces el complemento que falta para que un restaurante o un bar pasen simplemente de ser un buen lugar a un sitio excelente. Y con la competencia que hay entre negocios hosteleros, solo la excelencia es la que garantiza la supervivencia del negocio.

Las sillas y mesas para la terraza de tu restaurante, por ejemplo, son otro elemento que a día de hoy resulta imprescindible. Con la ley antitabaco en vigor desde hace ya varios años, cualquier negocio hostelero que se precie debe tener una buena terraza para no dejar de lado a su clientela fumadora. Y en invierno la gente fuma igual que en verano y que en cualquier otra época, como es lógico. ¿Vas a dejar de recibir clientes por no tener una terraza bien acondicionada con estufa y toldo? Claro que no. Porque en realidad un buen equipamiento no es un gasto, sino una inversión necesaria que se acaba recuperando con el tiempo y que acaba mereciendo la pena.

Y no estamos hablando solamente de mesas y sillas (que no es poco) que ayuden  a definir el estilo de un restaurante. También es tremendamente importante que en la cocina no falte ni uno solo de los electrodomésticos y aparatos necesarios para cocinar todos los días grandes cantidades de comida en condiciones de fiabilidad, seguridad y garantías sanitarias e higiénicas. No es lo mismo un lavavajillas cualquiera como los que puede haber en una vivienda particular, que uno que esté funcionando prácticamente a todas horas y con grandes cantidades de vajilla, ni que decir tiene de los hornos, microondas, fogones, carros, frigoríficos de gran producción, elementos de cocción, planchas de cocina, marmitas, robots, etc. No se trata de que la comida se haga sola ni los platos se sirvan automáticamente en la mesa, porque ahí es donde reside la verdadera maestría en el negocio de la restauración, pero sí al menos que todas las condiciones sean lo más favorables y cómodas para ello. Que solo hay que preocuparse de trabajar, y no de arreglar aparatos.

El mejor equipo para tu negocio de hostelería by

Leave a Reply