Saltar al contenido

Qué debes conocer de los contratos de trabajo (y II)





tipos de contrato

Como ya comentamos en el artículo anterior, es fundamental conocer las características genéricas de los diferentes modelos de contrato de trabajo, o al menos su clasificación y diferencias.  El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) publica de manera periódica un documento donde recoge todas estas especificidades, y no está de más consultarlo.  

Si en el artículo anterior hacíamos alusión a el contrato para la formación y el aprendizaje y a que existen dos grandes diferencias entre los contratos de trabajo de manera genérica (entre indefinido y temporal) podemos añadir otras subdivisiones importantes. Por ejemplo, la jornada de trabajo a la que hace referencia el contrato.  Puede ser a jornada completa (es decir, la jornada laboral será de 40 horas a la semana o la máxima que marque el convenio) o a jornada parcial (es decir, una jornada inferior a las 40 horas máximas)  No confundamos la jornada parcial con la jornada partida, que es realizar las horas de trabajo diarias en dos tandas (por ejemplo, de 9 a 14 horas y de 16 a 20 horas) y no de un tirón (de 7 a 15 horas)

También es importante a la hora de firmar el contrato tener claro es el referido al periodo de prueba.  El período de prueba hace referencia al tiempo que se establece a modo de adaptación al puesto de trabajo, durante el cual tanto el trabajador como el empresario pueden poner fin a la relación laboral sin motivo ni alegación y sin preaviso.  Establecer un periodo de prueba es optativo, pero durante este tiempo el trabajador tendrá los mismos derechos que el resto, cotizará y computará a efectos de antigüedad. Por supuesto, este periodo de prueba no se puede establecer cuando el trabajador ya haya trabajado previamente para esa empresa.  En cuanto a la duración del periodo de prueba, la legislación marca que su duración máxima se establecerá en los Convenios Colectivos, y en su defecto la duración no podrá exceder de seis meses para los técnicos titulados, o de dos meses para el resto de los trabajadores.  En las empresas con menos de 25 trabajadores, el período de prueba no podrá exceder de tres meses para los trabajadores que no sean técnicos titulados.

 Añadido a esto es importante conocer en qué convenio colectivo rige nuestro contrato de trabajo (sale reflejado en la parte posterior del contrato, justo encima del espacio para la firma), pues ese convenio regulará las condiciones laborales como salario, vacaciones, permisos, etc.  Para conocer los convenios colectivos, consulta la página de juridicas.com y la del servicio de empleo de tu comunidad (para conocerla, consulta la web del SEPE)