Parados mayores de 50

0
28

El Consejo Económico y Social de España publicó a finales del año pasado el informe titulado La situación sociolaboral de las personas de 45 a 64 años de edad. En este informe se hace un repaso extenso y exhaustivo sobre el efecto de la crisis sobre las personas que se encuentran en este rango de edad, de las medidas y políticas de empleo puestas en marcha y las propuestas para un futuro. Leyendo este informe se pone de manifiesto una realidad cruda y dura, que saca a la luz la precariedad que viven muchas familias, pues muchos de estos parados representan la figura de cabeza de familia en su núcleo familiar:  la EPA de 2013 recuerda que el 55,6 por 100 de las personas entre 45 y 64 años tiene la condición de persona principal del hogar.  Es decir, como persona principal en el hogar se sobreentiende que es la persona que suele sustentar a la unidad familiar.

En este estudio se habla del desánimo y cómo afecta a este colectivo: el descenso de su participación laboral, asociado en el extremo superior de edades a salidas definitivas -y prematuras- del mercado de trabajo. Para aproximar esa relación entre la situación económica y la participación laboral, las estadísticas laborales utilizan en toda la Unión Europea la medición del número de personas encuadradas en la categoría de “desanimados”, que se definen como quienes no buscan empleo porque creen que no lo van a encontrar, dentro del grupo de las que podrían estar en el mercado de trabajo pero no lo están, lo que se denomina a su vez “activos potenciales”.  El desánimo así medido alcanzó en 2013 a cerca de 482.000 personas, un 8,1 por 100 más que en el año anterior. Mezclado ésto con una escasez de políticas activas de empleo eficaces en este rango de edad, una general baja cualificación formativa (que no de experiencia) y un cada vez mayor tiempo en desempleo hace que la incorporación al mercado laboral de estas personas resulte complicada y además se convierta en un grupo invisible, pues la mayoría de acciones se centran en colectivos más jóvenes. Debemos ser capaces de poner en marcha acciones centradas en aprovechar todo el conocimiento que estos profesionales generado a lo largo de toda su experiencia laboral y poner en valor a estas personas y a todo lo que pueden aportar a una empresa. Repasar este estudio nos ayudará a tener una visión más global, poder pensar alternativas y, sobre todo, dar visibilidad a un colectivo cada vez más invisible. 

Parados mayores de 50 by

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here