Las vacaciones, los lunes y el trabajo

1
22
el síndrome postvacacional

Hace unos días salían varias noticias que hacían referencia a cómo ha cambiado la percepción de las personas a causa de esta situación de dificultad de acceso al empleo, y las tan habituales frases de “uff, mañana lunes, qué pereza ir al trabajo” o “mañana se me acaban las vacaciones, vuelta al trabajo y a la rutina, qué pocas ganas…” casi han desaparecido de nuestro vocabulario.  Y es que, hoy por hoy, tener trabajo es toda una alegría.

En cuanto a los lunes, a la pereza de los lunes, esto de que acabas el fin de semana de relax (o no) y tienes que volver a tu puesto de trabajo, que antes se vivía (habitualmente, ojo) como una tarea harto complicada, hoy por hoy ha cambiado totalmente, y que una persona tenga un puesto de trabajo a dónde acudir el lunes la convierte en afortunada.   Según este artículo de El País, un Estados Unidos han realizado un estudio en  acaba con el mito de la infelicidad del lunes por ser lunes y hace hincapié en que esa sensación de desánimo es por que se viene de tener dos días de ocio (o no, repito) y el cambio hace que sintamos cierto grado de tristeza, pero no por ello el lunes se convierte en el peor día de la semana, ni mucho menos.  Y desde aquí hacemos hincapié en que realmente, si haces un estudio en tu entorno más cercano, muchas personas que estén trabajando te dirán “¿los lunes?  Al menos tengo trabajo, casi soy un afortunado/a, así que los lunes casi doy gracias porque suene el despertador” (igual no tanto, pero algo parecido seguro)

Y en cuanto a la vuelta de las vacaciones, es muy interesante ver que aunque nos sigue deprimiendo volver al trabajo después de las vacaciones, nos deprime menos.  Según este artículo publicado en finanzas.com, en 2011 no padeció síndrome postvacacional el  39.26% de los encuestados pero en 2012 este tanto por ciento ha subido al 53.3%.  Esto se traduce en que sí, “los trabajadores están más concienciados respecto a la dificultad del mercado laboral en la actualidad” y esto afecta a la percepción que se tiene no ya del trabajo que desempeño sino al valor que se le da al hecho de tener trabajo en sí.   Desde luego, el que tiene un trabajo, tiene un tesoro.

Las vacaciones, los lunes y el trabajo by

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here