Saltar al contenido

El empleado ideal

19 septiembre, 2012




cualidades profesionales

En la búsqueda de empleo y como candidatos a un puesto de trabajo tenemos que encajar en el perfil del empleado ideal.  Las empresas buscan trabajadores que se amolden a una idea predeterminada, a un perfil característico y común a todas ellas, independientemente del sector laboral del que estemos hablando.  El empleado ideal no es aquel que simplemente realiza bien su trabajo, o el que, de forma tradicional y simplista, se ha denominado a aquel que es sumiso y entregado en el trabajo, sin criterio ni capacidad de crítica.  No, no nos referimos a ninguno de ellos. El concepto de empleado ideal hace referencia a algo que va más allá del desempeño, y tiene que ver con nuestras capacidades y cualidades personales y profesionales.

Veamos qué es lo que busca una empresa en un empleado ideal:

  1. Capacidad de trabajo.  Evidentemente, lo primero que se busca es que se sepa realizar el trabajo para el que se ha contratado, pero esto no significa sólo tener conocimientos, sino saber aplicarlos y estar dispuesto a aplicarlos.
  2. Flexibilidad.  Ser capaz de adaptarse a cambios, entrar a valorar opciones diferentes, en definitiva, una persona tolerante, que sea capaz de amoldarse.
  3. Trabajo en equipo.  Cuando trabajamos, generalmente lo hacemos con más gente, en un equipo de trabajo.  El ser capaz de trabajar codo con codo, de forma coordinada y con un fin común, es algo tremendamente valorado hoy en día.
  4. Capacidad de aprendizaje.  Ser curioso y querer aprender es una cualidad muy importante en un mundo que cambia con rapidez como es el actual.  Estar abierto a la formación es algo que repercutirá en la empresa pero que primeramente va a repercutir positivamente  en mi.
  5. Ser positivo. Pero no sólo a la hora de plantearnos el trabajo del día a día, sino a la hora de relacionarnos con los demás y a la hora de emprender una nueva iniciativa en nuestro trabajo.  Esto implica confianza en uno mismo y responsabilidad, ambas también cualidades muy importantes.
  6. Proactividad.  Generar iniciativas, ser capaz de plantear acciones novedosas que mejoren el rendimiento o ayuden a conseguir objetivos a la empresa.  Es decir, no esperar a que te digan lo que tienes que hacer.

Y de todas formas, bien mirado, ¿no querríamos tener todos/as compañeros/as así en el trabajo?  Incluso yendo un poco más allá, ¿no querríamos estar rodeados de personas así?  Pensadlo… en realidad lo que busca una empresa es lo que buscamos todos, alguien con quien contar.

El empleado ideal by

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar