Saltar al contenido

Ritual para encontrar trabajo

20 junio, 2012




encontrar-empleo

Cuando hablamos de ritual nos viene a la cabeza rápidamente algo mágico, una especie de ceremonia religiosa que si la realizamos de acuerdo a la costumbre y según los pasos adecuados nos bendice concediéndonos un deseo previamente solicitado.  Un ritual implica necesariamente que un ser superior perteneciente a una u otra religión intercede por nosotros para conseguir un beneficio personal a cambio de realizar una serie de acciones concretas y pautadas por alguien hace mucho tiempo.

A la hora de buscar trabajo, la magia no existe, y ningún ser superior nos va a iluminar para conseguir hallar la fórmula perfecta y así lograr el ansiado puesto de trabajo.  En cambio, sí que podemos aplicar un ritual desprovisto de toda magia y práctico al cien por cien para que esa búsqueda sea más efectiva, o al menos nos permita llegar más lejos.

Cómo encontrar trabajo

1. Tener claro qué quiero conseguir.  Es decir,  formular el deseo de una forma clara y realista.  No hace falta que lo digamos tres veces en voz alta, lo realmente necesario es haber pensado esa meta de la forma más objetiva posible, siendo conscientes de lo que tengo y lo que necesito para conseguirlo, además de ser consciente de la realidad en la que estoy inmerso: cómo está el mercado para ese puesto de trabajo, si tengo o no que desplazarme y puedo/quiero, si tengo la formación, experiencia o cualidades necesarias…  Responder a este tipo de cuestiones son los pasos básicos para formular el deseo de una forma clara y realista.

2. Tener las herramientas necesarias para iniciar el ritual.  Es decir, contar con los ingredientes básicos para buscar trabajo, a saber, tener un curriculum vitae hecho que adaptaré a cada oferta, al igual que cartas de presentación.  Además, haré uso de todos los recursos que me resulten útiles para conseguir mi objetivo: consultar/buscar ofertas de empleo en diversos medios (servicios públicos de empleo, agencias privadas de colocación, empresas de trabajo temporal, bolsas de trabajo, páginas de empleo…), hacer autocandidatura (es decir, enviar mi curriculum a empresas sin que haya una oferta de por medio acompañado siempre de una carta de presentación) o acudir a servicios  de orientación, programas y talleres para preparar mi búsqueda de empleo.

3. Realizar la búsqueda de empleo de forma activa. Esto es, la realización del ritual como tal.  Una vez que tengo claro mi objetivo y las herramientas que voy a utilizar, tengo que planificar el cómo lo voy  a hacer: diariamente consultaré páginas de empleo/recursos específicos, cada semana repartiré un número de curriculums/me inscribiré en ofertas de empleo, buscaré tutorización o acudir a un programa de empleo para recibir orientación, si lo necesito buscaré formación complementaria para aumentar mis posibilidades de inserción…

Este ritual funciona, a veces antes, a veces después, pero es el más útil de todos.  Además no hay que pagar a ningún gurú y sólo un ser superior intercede para conseguir tu deseo: tú mismo.

Ritual para encontrar trabajo by

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar