¿Adaptas tus herramientas a la oferta?

0
43

Cuantas veces nos ha pasado que hemos visto una oferta para la que encajábamos perfectamente y en el proceso ni siquiera somos seleccionados.  Pueden ocurrir varias circunstancias para que eso ocurra: el resto de candidatos que concurren tienen mejores cualidades, no cumplimos todos los requisitos…  Pero una clave fundamental para evitar que ésto nos ocurra demasiado es que debemos adaptar tanto nuestra carta de presentación como nuestro curriculum para cada oferta de empleo a la que postulemos.

Adaptar la carta de presentación

Hay personas que tienen una carta de presentación única que envían de manera indiferente a todas y cada una de las ofertas de empleo a las que se apuntan, tanto cuando lo hacen a través de portales de empleo (la mayoría de ellos te dan la opción de adjuntar una carta de presentación) como cuando se hace a través de correo electrónico o postal.  No adaptar la carta de presentación a la oferta es un grave error, por varios motivos:

  1. Para cada oferta hay que resaltar aspectos concretos de nuestro curriculum, no todo vale para todos y en cualquier sitio
  2. Hay que personalizar la carta, tanto  la redacción como el contenido, para cada oferta.
  3. Tenemos que buscar, para cada oferta, cualidades reales y diferentes, adaptadas al puesto. Si siempre ponemos lo mismo, no nos diferenciamos ni resaltamos lo adecuado.

Por todo ello, y para conseguir el efecto que debe conseguir la carta de presentación, que es que la persona que la reciba quiera leer el curriculum, la carta tiene que:

  1. Ser concreta y concisa. No hay que extenderse en exceso, hay que facilitar que la persona que lo reciba, al leerla, entienda concretamente lo que quieres expresar.  Para ello, emplear un lenguaje adecuado, profesional y claro, y una redacción sencilla.
  2. Tiene que aportar valor. Es decir, si la vamos a adaptar, vamos a resaltar aquello verdaderamente interesante, nuestras cualidades más adecuadas para el puesto, nuestras experiencias o formaciones. Tiene que ser tuya, que la leas y te veas reflejado/a, intenta ser creativo/a.
  3. Tiene que motivar. Introduce verbos de acción, dale un tono positivo, demuestra que eres el profesional que están buscando. Una buena carta te abrirá o te cerrará puertas, no hagas siempre lo mismo y busca la diferenciación y especialización.
¿Adaptas tus herramientas a la oferta? by

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here