Cómo enfocar de manera sana la vuelta a la rutina

0
181
la vuelta a la rutina

La finalización del periodo vacacional genera en muchas ocasiones un sentimiento de tristeza y desánimo general. No sólo para personas que tienen que volver a su trabajo, sino también en aquellas que, desgraciadamente, no tienen un trabajo al que volver. De hecho, el síndrome postvacacional ya casi ha perdido sentido. Con tantas personas en desempleo, padecer el síndrome postvacacional se ve como algo fuera de lugar y poco correcto. Pero una cosa sí que es cierta, y es que la vuelta a la rutina, en general, después de un periodo de vacaciones, es complicada. Veamos cómo enfocar esa vuelta a la rutina de una manera sana y saludable.

La vuelta a la rutina

La propia palabra rutina nos da sensación de aburrimiento. La costumbre muchas veces genera tedio. Cuando estamos de vacaciones somos más libres, los horarios son más flexibles, hacemos cosas diferentes, socializamos más… En definitiva, tenemos una vida, en general, más relajada. Con menos responsabilidades, o al menos, más llevaderas. Por eso dejar esa flexibilidad, es vida más tranquila y libre, se nos hace cuesta arriba. Más aún si la rutina a la que volvemos implica reanudar la búsqueda de empleo.

Tres tips para enfocar de manera sana la vuelta a la rutina

Os vamos a dejar tres tips que ayudarán a que la vuelta a la rutina sea menos “rutina”.

  1. La vuelta de vacaciones es el momento de plantear nuevos objetivos. No enfoques la vuelta como algo tedioso, como “volver a lo mismo”. Plantea nuevos objetivos, nuevas actividades: aprender algo nuevo, comenzar ese libro pendiente, apuntarte a esa asociación que versa sobre un interés tuyo, plantear nuevas maneras de enfocar la búsqueda de empleo, etc. Intenta encontrar dos o tres cosas sencillas de conseguir pero que supongan un cambio, que te motiven. Esto te ayudará a que la vuelta sea menos vuelta.
  2. Date tiempo para ti mismo/a. Es clave que la vuelta a esa rutina diaria implique un espacio para ti. Da igual si son 5 minutos o 2 horas, lo importante es que te dejes tiempo para disfrutar de ti, para escucharte. La rutina no quiere decir hacer cosas sin cuidar de ti. Flexibiliza y date tiempo.
  3. La rutina es necesaria. No debemos olvidar que la rutina nos ayuda a organizar la vida, a hacerlo todo más sencillo. La rutina es positiva, por eso no la veas como “la vuelta a lo mismo, al tedio” sino como la vuelta a tranquilidad y a hacer las cosas bien. Patricia Ramirez nos da más ideas y pautas en este vídeo.

photo credit: perzonseo sketching website layout wireframes via photopin (license)

Cómo enfocar de manera sana la vuelta a la rutina by

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here