Los nuevos empresarios españoles

0
4

Han nacido entre 1980 y 1995, rozan los 30 años. En su mayoría tiene estudios universitarios  -muchos los han complementado con masters o cursos de especialista- o de formación profesional.  Algunos los conocen como ‘generación Millennial’ o ‘millennials’ (alcanzaron la mayoría de edad en el 2000).

Han crecido en una época de prosperidad económica pero la crisis les ha pillado justo en el peor momento: en el que culminas la formación y te enfrentas a la búsqueda de tu primer empleo.

Muchos han optado por continuar otros estudios, algunos -muchos- optan por buscar esa primera experiencia laboral en otros países y otros, influenciados quizá por un espíritu creativo, impaciente e inconformista y sin miedo al fracaso, se lanzan a montar su propia empresa.

Según el último Global Entrepreneurship Monitor (GEM), estudio realizado por el Centro Internacional de Emprendimiento de la Universidad de Cantabria, en el año 2015 el 26% de los españoles percibieron alguna oportunidad para emprender.

En la mayoría son hombres (56%), aunque la tasa de mujeres emprendedoras ha ido en aumento en los últimos años. Viven principalmente en grandes núcleos urbanos de Cataluña y Madrid aunque es notable el crecimiento en comunidades como Islas Baleares, Castilla-La Mancha y Cantabria.

Son sus propios jefes, según el citado estudio cinco de cada diez nuevos negocios pertenecen a auto empleados. Aplican la inteligencia y toda su energía para lograr el éxito.

Todo un proceso

Es cierto que la principal actividad del emprendedor es la creación de empresas, pero el emprendimiento debe ser entendido más bien un proceso.

La identificación de nuevas oportunidades. Este es el primer dolor de cabeza al que enfrenta todo emprendedor. Para solventarlo hay que tener ingenio para saber detectar una necesidad y tratar de darle solución distinta a las que existen o bien generar una nueva necesidad en el mercado.

Es cierto que la mayoría de personas emprendedoras inician sus procesos como resultado de imitar otra actividad, pero los proyectos novedosos en la mayoría de los casos resultan una revolución en el mercado o sector al que se destinen.

La puesta en marcha de todo negocio requiere una inversión inicial. Es bastante común el uso de recursos propios o la puesta en marcha de campañas crowdfunding.

El auge de las nuevas tecnologías ha abierto un importante nicho de negocio. Además, los ´millennials´ juegan con ventaja, ya que se han criado en un mundo de la tecnología. Crear una startup se ha convertido en la salida natural para muchos jóvenes emprendedores.

Son empresas centradas -o con importante presencia-  en el mundo de las TICs o de Internet, tienen como característica la rápida evolución, la necesidad de búsqueda de inversión inicial y con mucho campo para el crecimiento.

La tasa de abandono empresarial en el último año no alcanzó el 2%. No siempre por la desvinculación con el negocio, sino por la oportunidad de venta del mismo. Aun así no debemos obviar las condiciones para crear un negocio. España es un país de pequeñas y medianas empresas además de emprendedores, esto supone el 62% del PIB nacional.

Es fundamental que se den las oportunidades de innovación que despierte los mercados, las instituciones y de la propia sociedad.

 

 

Los nuevos empresarios españoles by

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here